La democracia triunfó en Ecuador el 30S por la reacción del pueblo

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, manifestó este lunes, a tres años del golpe de Estado en su contra, que la democracia en la nación andina se mantuvo gracias a la reacción del pueblo ecuatoriano y a su firmeza como mandatario.

“La democracia triunfó y seguirá triunfando, con nuestro pueblo, con nuestra Revolución”, afirmó el mandatario.

En una entrevista para Radio Pública de Ecuador, Correa destacó que “la solidaridad internacional también fue importante durante el 30 de septiembre” de 2010, cuando el mandatario fue secuestrado por policías sublevados.

Correa recordó que uniformados insubordinados “intentaron ingresar a la fuerza a la habitación del hospital de la Policía Nacional”, donde el dignatario estaba hospitalizado luego de haber sido afectado por golpes y bombas lacrimógenas.

“En un momento dado, sabíamos que íbamos a morir”, agregó.

El jefe de Estado ecuatoriano señaló que “habían policías que ni se enteraban que habíamos aumentado el sueldo porque recibían sueldos de potencias extranjeras”.

Sostuvo que los medios de comunicación desinformaron el contenido de una ley de Servicio Público, que según la Policía, les quitaba beneficios salariales y económicos. “Siembran cizaña hasta ver si se logra la coyuntura para desestabilizar y ahí entran todos de golpe”, mencionó.

Si bien en la actualidad ya no existen invasiones como se dio en décadas pasadas, existen otras formas de desestabilización como “el ataque permanente de los medios de comunicación”, dijo.

“¿Ustedes creen que es coincidencia? La democracia para nuestras élites, para los grupos de poder, es buena, hasta que no haya el riesgo de que cambie algo. Si hay el riesgo de que cambie verdaderamente las relaciones de poder, de que haya más democracia, más justicia, más equidad, más dignidad, medio miseria: ¡arrásalo con todo, eso no importa, asesinar, romper el orden constitucional”, manifestó Correa.

Nueva modalidad

“No es coincidencia que los últimos golpes de Estado e intentos de quiebres democráticos en América Latina hayan sido contra gobiernos de corte progresista”, aseguró el presidente de Ecuador.

Indicó que los sucesos del 30 de septiembre forman parte de una nueva modalidad de golpe de Estado, porque la región “ya no tolera los golpes tradicionales”.

Correa citó los casos del derrocamiento del presidente Manuel Zelaya (Honduras, 2009), de Fernando Lugo (Paraguay), Evo Morales (Bolivia, 2008) y Hugo Chávez (Venezuela, 2002).

“Por supuesto, los nuevos golpes ya no son las botas descaradamente sacando un presidente democrático”, sino que son “separatismo, rebelión, matanza, cualquier pretexto, leyes, para desestabilizar al gobierno”, expuso.

El presidente ecuatoriano consideró que aunque se ha avanzado, todavía “falta mucho por hacer para que los procesos revolucionarios sean irreversibles”.

El supuesto detonante de la asonada fue la aprobación de la ley de Servicio Público, que regulaba ciertos beneficios a los miembros de las fuerzas de seguridad, hecho que generó malestar y fue aprovechado por sectores de oposición para provocar protestas.

El punto culminante de la intentona fue el levantamiento del Regimiento de Policía Quito 1, el más grande del país, vecino al hospital donde fue gaseado, golpeado y secuestrado durante varias horas el jefe de Estado, rescatado luego por su cuerpo de custodia, mientras una multitud que se movilizaba para exigir su liberación fue violentamente reprimida.

El saldo de la trágica jornada fue de ocho muertos y decenas de heridos, además de la ocupación de varios aeropuertos por fuerzas militares y el intento de toma de la televisión pública.

Tras la verdad

La comisión especial que investiga la sublevación policial del 30 de septiembre de 2010 en Ecuador presentará este lunes un informe que confirma la complicidad del exmandatario y coronel retirado Lucio Gutiérrez (2003-2005) y de varios grupos militares en el golpe de Estado contra Correa.

Según el titular de la comisión, el jurista Carlos Baca Mancheno, se pudo determinar “con claridad y precisión” que fue un intento golpista en el que confluyeron “varios factores, como la presencia de actores políticos y la manipulación y desinformación” de los medios de comunicación.

Baca Mancheno junto con Diego Guzmán y Óscar Bonilla harán púbico su informe en la sede de la Secretaría de la Administración (exSecretaría de Transparencia de Gestión), al norte de Quito, informaron fuentes oficiales.

El organismo ha recabado una gran cantidad de datos tanto en lo que se refiere a entrevistas de personas (civiles, policías, militares) y también ha tenido acceso a documentos y otro tipo de fuentes probatorias (videos y audios).

La misión es llegar a la verdad de los hechos, indicó la comisión, que entregará sus resultados a la Fiscalía General de Ecuador.

Publicidad Google

Comments are closed.