Brasileños marchan en final de Copa Confederaciones

Miles de brasileños han protagonizado este domingo una masiva marcha hacia el estadio Maracaná, sita en la ciudad de Río de Janeiro, donde se disputa la final de la Copa Confederaciones de Fútbol entre Brasil y España.

Hasta el momento, se han congregado cerca de cinco mil manifestantes a un kilómetro del estadio, donde han sido contenidos por un gran condón policial.

“El Gobierno aceptó someterse a las reglas de la FIFA, se sometió a invertir millones en estadios, cuando debería invertir millones en educación, millones en salud”, ha denunciado Marcus Lanes, uno de los organizadores de la protesta.

A juicio del activista, el Gobierno de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, “está quitando” los recursos destinados a la nación, para después otorgarlos “a una elite que va a ver el Mundial” y “a una empresa, la FIFA, que ya tiene millones y no invierte en el país ni en la población”.

Las autoridades del país suramericano han desplegado un gran contingente de 10.600 policías y 7400 militares en el lugar, además de otros 1300 guardias privados que se encuentran dentro del Maracaná con el fin de controlar eventuales incidentes.

Por otra parte, hace horas, un grupo de manifestantes, portando carteles en los que se leía lemas como “Fuera FIFA”, ocupó un terreno destinado a la construcción de la futura sede de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) en Río de Janeiro, sin embargo, los desconformes abandonaron el sitio tras la llegada de las fuerzas de seguridad.

Desde hace casi dos semanas, varias ciudades de Brasil se han convertido en escenario de protestas populares en rechazo a la gran cantidad de dinero público que se gasta para los preparativos del Mundial de Fútbol 2014.

Publicidad Google

Comments are closed.