¿Qué es revolución?

En términos cósmicos la revolución es un año solar, 365 días, o sea el tiempo que toma nuestra tierra en dar una vuelta completa al rededor del sol. Se podría mal interpretar esta definición ya que las coordenadas tridimensionales de la tierra son las mismas antes y después de la revolución, se encuentra aproximadamente en el mismo lugar antes y después pero sería obviar lo mas importante… el tiempo, y aunque se encuentra en el mismo lugar todo ha cambiado, han pasado muchas cosas en un año.

En la historia contemporánea han habido muchas revoluciones tecnológicas como el surgimiento de la energía eléctrica y la propagación de medios de comunicación masivos en tiempo real como la radio televisión e internet.

En la historia contemporánea también en lo que se refiere a la organización política económica y social de nuestra civilización se dieron revoluciones, la revolución francesa arrebato el poder a los reyes y a la nobleza asesinando a muchos con la guillotina y transfirió el poder a la burguesía. La revolución rusa y soviética transfirió el poder de la dinastía zarista a los obreros y también necesito del asesinato de contra-revolucionarios. La revolución cubana dignifico los campesino y trabajadores sometidos por la sanguinaria dictadura del general Batista y devolvió la soberanía e independencia de la nación al gobierno del legendario comandante Fidel Castro, cabe decir que al tomar el poder también necesitaron en juicios sumarios ultimar carniceros verdugos, responsables y colaboradores del coloniaje anterior.

¿Se puede calificar los genocidios e invasiones de Yugoslavia, Irak o Libia por parte del ejercito mas poderoso del mundo en su época la OTAN liderado por los Estados Unidos de norteamericana como revoluciones o contra-revoluciones? Si bien es cierto que transformaron por completo la organización social de las naciones agredidas estos provocaron una regresión de los derechos humanos y sociales de los sobrevivientes, teniendo un efecto absolutamente nefasto para los pueblos victimas de las guerras. Así como la revolución de la tierra al rededor del sol tiene un sentido hacia adelante en el tiempo la regresión e incremento del sufrimiento de un pueblo va contra-reloj en la evolución humana en búsqueda de mayor felicidad y equidad por lo que no son revoluciones lo que cometió la OTAN, son crímenes de lesa humanidad, pero cabe destacar que necesitaron también de genocidios y asesinatos para llevar a cabo sus objetivos.

En contradicción a la filosofía que hoy en día goza de una gran propaganda mediática y aceptación cultural que el futuro y las transformaciones de nuestra sociedad tienen que desarrollarse sin violencia, constatamos que revoluciones y contra-revoluciones nunca han sido así históricamente, y que quienes mas hablan de no-violencia son los gobiernos europeos y de Estados Unidos quienes practican la tortura guerras e invasiones y no precisamente exclusivamente contra ejércitos oponentes sino que bombardean matan niños mujeres y hombres y destruyen escuelas hospitales y las infraestructuras nacionales de agua y luz afectando a las poblaciones asediadas. No solo deberíamos contar los millones de muertos bajo el fuego bélico de la OTAN como victimas de guerra sino también los millones que mueren después al terminar las guerras y mueren de hambre, falta de agua y miseria generalizada.

La doble moral de los gobiernos imperialistas nos regresa a la mas oscura época de la esclavitud y del racismo, para ellos hay “muertos dignos” que merecen ser defendidos como los guarimberos terroristas ucranianos o venezolanos, mientras sus drones asesinan niños y familias afganas, pakistaníes y del Yemen, pero ellos no merecen justicia ni siquiera la atención de parte de la prensa y agencias internacionales de noticias. En Colombia y México descubren regularmente fosas comunes de centenares hasta de miles de cadáveres de civiles victimas del terrorismo de estado y del narcotráfico sin que se presione diplomáticamente a Colombia ni a México o se les denuncie en la OEA y en la ONU. Por que esos países si cumplen las políticas entreguistas neoliberales que dictan desde Washington, al gobierno de los Estados Unidos nunca le importaron nuestros pueblos y ningún pueblos del mundo.

¿Yo me pregunto si una revolución pacifica perenne e irreversible es posible en Venezuela, Ecuador y Bolivia? El objetivo de nuestro siglo es la paz y el bienestar de nuestras familias pero ¿es posible conviviendo con el enemigo felón criminal y apoyado por la mayor potencia genocida y colonialista del mundo? Puede que me equivoque o que el remedio sería peor que la enfermedad, pero si por mi fuera asesinaría a los detentores del gran capital en América Latina.

Ernesto Bustos / 31.03.2014

Publicidad Google

Comments are closed.