EEUU caerá en la trampa que le ha tendido Israel en Siria

El ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, este martes ha afirmado que Wahington no tiene necesidad de comenzar una nueva guerra y la crisis de Siria, es una trampa preparada por parte del régimen de Israel para EE.UU.

Zarif refiriéndose a una poible agresión militar de EE.UU. y sus aliados contra Siria, ha asegurado que en caso de que el presidente norteamericano, Barack Obama, caiga en la trampa del régimen de Israel, sin duda dejaría muy mal recuerdo de su periodo de presidencia en la mente de la gente.

El canciller iraní respecto a su reunión con el subsecretario general adjunto de las Naciones Unidas para Asuntos Políticos, Jeffrey Feltman, ha afirmado que la postura de Irán respecto a Siria ha sido reiterado y se ha vuelto a pedir que no consideren la amenaza y la fuerza como una posible solución a la crisis de este país árabe.

Asimismo, sobre los que insisten en el uso de la opción de fuerza y amenaza contra la nación siria, el jefe de la Diplomacia iraní ha precisado que no han avanzado en el tiempo y aún cree que siguen en el siglo XIX y que pueden acusar, juzgar y dictaminar la pena de forma unilateral.

Zarif opina que los países que afirman el uso de armamento químico por el Gobierno sirio, son esos mismo países que ayudaron al exmandatario iraquí, Saddam Husein, y le facilitaron armamentos químicos durante la guerra con Irán (1980-1988) para que cometiese crímenes contra los civiles en las zonas fronterizas de la nación persa.

Además señala que Norteamérica y sus aliados siguen una política de expansión en la zona y eso demuestra su apoyo al régimen de Israel.

Finalmente el ministro de Asuntos Exteriores de Irán en cuanto a su reunión con Jeffrey Feltman ha enmarcado la necesidad de que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lleve a cabo un papel esencial en Siria para impedir que ocurra una tragedia humana.

Desde hace más de dos años, Siria ha sido escenario de disturbios perpetrados por terroristas, financiados y dirigidos desde algunos países occidentales y varios regionales para derrocar el Gobierno del presidente legítimo Bashar al-Asad.

El pasado miércoles tras surgir un ataque con armas químicas, murieron 1300 personas y los terroristas acusaron al Gobierno sirio de los hechos. Este acto que ha sido rechazado por parte del mandatario del país árabe, ha llevado a Estados Unidos y a varios de sus aliados de aumentar su tono de amenaza contra Bashar Al-Asad.

Publicidad Google