Huelga general en Portugal paraliza el transporte público

Dirigentes de la Confederación General de Trabajadores de Portugal (CGTP), y de la Unión General de Trabajadores (UGT), que son los dos grandes sindicatos lusos, iniciaron durante la madrugada de este jueves una jornada de protestas con piquetes y asambleas populares en las instalaciones del metro, los bomberos y los servicios municipales de recolección de basura de la capital.

Portavoces sindicales reportan que la huelga general convocada para protestar contra la política de austeridad del Gobierno de Portugal, registró una fuerte incidencia en los servicios nocturnos de transporte y limpieza urbana.

Esta cuarta huelga general contra la política de austeridad del Gobierno del primer ministro Passos Coelho tiene paralizado el metro, los trenes y buena parte del transporte urbano de superficie en las principales ciudades del país.

A pesar de los graves problemas de transporte en las principales ciudades del país, se presentaron las usuales trancas vehiculares en las principales autopistas de acceso urbano y numerosos comercios abrieron con normalidad sus puertas en Lisboa, Oporto y otros puntos del país.

Según los portavoces de la CGTP y la UGT esta protesta es “por el derecho al trabajo y por un trabajo con derechos”.

Arménio Carlos, secretario general de la CGTP responsabilizó al primer ministro Passos Coelho de haber destruido más de 300 mil empleos con las medidas de austeridad aplicadas en los dos últimos años bajo el rescate financiero de Portugal.

El secretario general de la CGTP, destacó que el objetivo de la protesta es defender el trabajo y ha cifrado en millón y medio los portugueses que no lo tienen ni reciben ayudas, por la conjunción del continuo cierre de empresas y los recortes al sistema de protección social.

Carlos Silva, líder la UGT también acusó al Gobierno de la situación económica del país, e instó a convertir la jornada de protesta en “una muestra de rechazo a las políticas de austeridad”, a las que responsabilizó del sufrimiento que padecen los portugueses.

Por su parte, el secretario general del Partido Comunista, Jerónimo de Sousa, se pronunció a favor de la huelga, a la vez que criticó las afirmaciones que diera este miércoles Passos Coelho abogando por “más trabajo y menos huelgas” en su país.

El dirigente comunista subrayó que la protesta de hoy se debe precisamente a la falta de trabajo en Portugal, cuya tasa de desempleo, que ronda el 18 por ciento, la más alta que recuerdan sus habitantes.

Por su parte, Passos Coelho anunció en abril su intención de continuar con los recortes presupuestarios de cuatro mil 700 millones de euros, que les exige para los próximos dos años, la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, dentro del programa de asistencia financiera a Portugal.

Publicidad Google