Santos se reúne con alcaldes de Norte de Santander sin presencia campesina

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, sostiene este lunes una reunión en la Casa de Nariño con los alcaldes del departamento de Norte de Santander (noreste), luego de que la represión policial durante una protesta de campesinos en esa localidad dejara como saldo dos muertos y 16 heridos.

El corresponsal de teleSUR en Colombia, Milton Henao, precisó que dicho encuentro se lleva a cabo sin la participación de los labriegos, lo cual ha causado rechazo entre los dirigentes, quienes reclaman la presencia de Santos en el Catatumbo para brindar una solución al conflicto.

“De no ser así, los campesinos afirman que irán hasta las últimas consecuencias”, agregó Henao.

Respecto a las aseveraciones de algunos medios locales y el Gobierno, que calificaron a los campesinos como “guerrilleros y terroristas”, un vocero de los familiares de las víctimas de la represión aseguró a teleSUR que “somos campesinos, no somos guerrilleros como lo han venido manifestado”, al tiempo que condenó el accionar violento de la policía.

Por su parte, el gobernador de Norte de Santander, Édgar Diaz, abogó por el diálogo entre el Gobierno y los labriegos “ante el problema social y el desabastecimiento que se vive en la región”.

El pronunciamiento lo hizo el mandatario en la Casa de Nariño -sede de Gobierno- minutos antes de ingresar a la reunión con Santos. “Ojalá el diálogo sea fructífero para poder instalar unas mesas de trabajo en las cuales se puedan discutir los temas planteados por los líderes de la protesta”, expresó Díaz

La víspera, las fuerzas de seguridad de ese país suramericano accionaron una fuerte represión contra una manifestación de más de siete mil campesinos de los municipios de Tibú y Ocaña, ubicados al noreste de Colombia, quienes exigen la definición de una Zona de Reserva Campesina (ZRC) en el Catatumbo.

En esa ocasión, el portavoz de los agricultores detalló que las protestas en el Catatumbo tienen lugar frente a la “situación de abandono que ha tenido la región”. Los pobladores de Tibú y Ocaña rechazan la erradicación de los cultivos ilícitos. El delegado campesino indicó que los habitantes se han visto en la necesidad de “sobrevivir a través de los cultivos ilícitos”.

Igualmente insistió en que la responsabilidad de estas muertes y personas heridas recae en el Gobierno de Colombia porque “obedece a la orden directa del presidente Juan Manuel Santos de sacar a los campesinos”.

Reiteró que la exigencia de los manifestantes se centra en la definición de una Zona de Reserva Campesina y que ello depende de que se instaure el diálogo, porque “el día que el campesino pueda vivir a través de otros mecanismos va a dejar los cultivos ilícitos”.

Publicidad Google