Protestan en Costa Rica contra la corrupción y proyectos de reforma

Miles de personas se concentraron en varias ciudades de Costa Rica para protestar contra las políticas empleadas por el Gobierno Nacional, entre las que destacan la intención de reformar la ley de la Reforma Procesal Laboral, reglamento que de ser aprobado impediría la celebración de huelgas en el sector público cuando puedan afectar a los ciudadanos.

Las manifestaciones se observaron tanto en la ciudad de San José (capital) como en otras seis provincias del país, con paros laborales, marchas y bloqueos de carreteras.

Los protestantes que se encontraban en la capital, se concentraron en la fuente de la Hispanidad, en el este de la ciudad, y luego marcharon hasta el edificio de la Asamblea Legislativa, en el sector central, provocando grandes congestionamientos en diferentes vías.

“Nos creían rebaño, pero no lo somos”; “No más chorizos (corrupción)”; “Muerte al entreguismo del Gobierno”, “No a la eliminación del derecho de huelga”, decían algunas de las pancartas que portaban los manifestantes, en su mayoría estudiantes, empleados públicos, taxistas y miembros de organizaciones de vecinos.

En el puerto de Limón, por donde se efectúa más del 80 por ciento del comercio exterior del país, los trabajadores cerraron los muelles y bloquearon la carretera que une con la capital en varios puntos.

Se conoció que las actividades educativas en todo el país, los servicios de salud, la carga y descarga en los muelles, entre otras, han estado paralizados en forma total o parcial por las protestas que, sin embargo, han transcurrido sin incidentes violentos, según reconoció el ministro de Seguridad Pública, Mario Zamora.

Los manifestantes también criticaron la pretención de reformar la ley de conseciones, los continuos actos de corrupción y la crisis de la Caja Costarricense de Seguro Social, que han hecho desplomardo la popularidad del gobierno de la presidenta Laura Chinchilla.

El ministro de la Presidencia, Carlos Benavides, dijo que el gobierno está “abierto al diálogo” pero rechazó la posibilidad de retirar el proyecto que busca restringir la huelga en el sector público.

“No podemos permitir la huelga en servicios esenciales. Hay empleados que simplemente no pueden hacer huelga, como los policías, los médicos, las enfermeras”, aseguró el ministro. El funcionario no se refirió a las otras demandas planteadas por el movimiento.

Publicidad Google

Comments are closed.