La izquierda revolucionaria que el Perú necesita en el Gobierno

 

La nación peruana ya vive su pre-campaña para los comicios presidenciales de 2016. Se anuncian pre-candidaturas de agrupaciones políticas y se pactan alianzas electorales entre partidos.

Poco falta para el gran concurso de promesas y mentiras, hace décadas que ningún candidato electo presidente ha cumplido lo que prometió en campaña. Todo lo contrario, todos prometen lo que el pueblo necesita pero una vez en el sillón presidencial hacen lo contrario… ¿por que?

Bueno, la respuesta mas obvia es porque los políticos que tenemos son basura, mentirosos, cínicos, corruptos etc… prometer una vida mejor a nuestro pueblo sufrido acosado por la pobreza y la violencia para elegirse presidente y luego estafar a las comunidades no puede llamarse de otra forma, o quizás sí: traición.

Quizás también hay otras razones, dirigir un gobierno no es lo mismo que dirigir el Estado, las estructuras económicas nacionales e internacionales ya no responden al gobierno, sino que le imponen su agenda de pauperización laboral y de privatización. Nuestra Constitución Política aun vigente desde la dictadura de Fujimori de corte neoliberal ha reducido las facultades del Gobierno y del Estado a solamente administrar justicia contra los pobres y garantizar un semblante de paz social usando a la Policía y el Ejercito para reprimir las protestas de nuestro pueblo. En la actualidad, el Estado peruano protege a los inversionistas extranjeros y a la burguesía nacional cumpliendo con los tratados internacionales de “libre comercio” asimétricos cuyo propósito es justamente avasallar a la nación peruana despojándola de su soberanía. “Tribunales” de arbitraje desde los EEUU y Unión Europea sustituyen nuestras leyes nacionales y nos imponen su política. El Fondo Monetario Internacional (FMI) y la oligarquía nacional (Confiep) se apropiaron del Estado que los primeros consideran su patio trasero y los segundos su chacra familiar.

En estas condiciones la izquierda amable amiga de los pobres y del progreso para todos es un engaño mas, la derecha bruta achorada (DBA) también se disfraza de centro izquierda o derecha y finalmente todos ellos tienen el mismo discurso. En la próxima campaña presidencial Perú 2016 tendremos otra vez magnificas promesas y mas mentiras, por eso mucha gente dice que la izquierda y la derecha es lo mismo.

El Perú no es como lo pintan las estadísticas manipuladas del diario El Comercio, el pueblo peruano trabajador sí se merece que las promesas electoreras se hagan realidad, en cada elección prometen el cambio y una “gran transformación” que nunca llega, pero es realmente lo que necesitamos. Ya no aceptamos excusas ni limosnas, peruanos y peruanas exigimos una revolución, el proyecto continental de la izquierda revolucionaria latinoamericana: el Socialismo del siglo 21.

Por Ernesto Bustos, 22/08/2015

Publicidad Google