El capitalismo no funciona: el 80% de la población mundial detiene solo el 5,5% de la riqueza

 

La ONG Oxfam ha publicado este 19 de enero un estudio económico que revela el absurdo y criminal estado económico del mundo de hoy y repartición de la riqueza:

  • el 1% de los mas ricos del mundo poseen el 48% de la riqueza total mundial.

  • el 80% de la población mundial solo posee el 5,5% de la riqueza total.

  • ese 1% de las personas mas ricas del mundo han incrementado su fortuna en 12% en los últimos 12 meses, mientras que los demás se empobrecen y mas de un 10% de los niños, mujeres y hombres del mundo literalmente mueren de hambre.

Esa es la cruda y verdadera cara del capitalismo, si al menos existiría una razón racional para esa realidad, como que por ejemplo los mas ricos trabajaran mas que los pobres para justificar esa diferencia de patrimonio, pero ni siquiera es así, es lo contrario, ese puñado de multi-millonarios privilegiados son los parásitos del sistema capitalista mundial, viven del trabajo de los pobres que producen todo lo que ellos consumen por la sencilla razón que las grandes corporaciones e industrias les pertenecen y casi toda la población mundial trabajan para mantener a estos holgazanes en sus empresas o en la economía conexa derivada en forma indirecta.

El informe no precisa el estado económico para nuestra región latinoamericana, pero otros estudios indican que Latino-américa es la región mas desigual del mundo, y eso lo intuimos los sudamericanos, todos sabemos que hay millones de pobres trabajadores y muy pocos inmensamente ricos.

Los medios de comunicación que son propiedad justamente de la oligarquía nos presentan la democracia como una organización social donde cada 4 o 5 años elegimos a un presidente, nuestros congresistas y autoridades locales, bueno quiero aclarar que es pura formalidad, las elecciones no garantizan de ninguna manera que vivimos en democracia, de que sirve elegir un presidente en el Perú que incumple sistemáticamente todas sus promesas y autoridades que de igual manera engañan y mienten y al día siguiente de asumir sus cargos se venden y se corrompen a esta misma oligarquía traicionando a sus electores. La corrupción es endémica en la sociedad latinoamericana pero tenemos que entender que el primer responsable es quien pone la plata y luego quien se corrompe.
Nuestros sistemas electorales son anti-democráticos, todo se hace con dinero y nada puedes hacer si no lo tienes, una campaña política cuesta millones así que la única manera de ser elegido para ocupar los cargos de poder en nuestros países capitalistas es tener mucho dinero o venderte para quienes lo tienen.

La libertad de expresión no existe, en el Perú el 80% de los medios escritos, periódicos, diarios y revistas le pertenecen al grupo oligárco de El Comercio, en la televisión pasa lo mismo no existe un solo canal nacional que no este al servicio de la Confiep (el gremio de los grandes empresarios) y de sus amos el gran capital transnacional. Es para ellos que el gobierno de Humala ha promulgado la ley esclavista “Ley Pulpín” que recorta derechos laborales y remuneraciones a los jóvenes de 18 a 24 años cuando ya tenemos salarios de miseria para todas y todos, y posiblemente es solo un primer paso, a pedido del gran capital y en nombre de la competencia, luego se generalizarían las mismas condiciones para todos los trabajadores.

Es así como se incrementa la desigualdad que Oxfam constata y publica ayer, la “competencia” es el pilar ideológico del capitalismo pero es una falacia, es un engaño monumental para mantenernos en la esclavitud, mientras que ellos, el gran capital se mueve en conglomerados monopólicos unidos entre sí con el mismo propósito, arrebatar la soberanía nacional de las naciones sometiendo los pueblos a lo que ellos llaman democracia, el capitalismo.

La verdadera democracia es el Socialismo, es el sistema social que gratifica a cada quien según su trabajo y necesidades, es la organización social solidaria que toma a cargo a los huérfanos y ancianos, el sistema que planifica la economía por el interés de la población en su integralidad sin excluir a nadies, es el sistema social que corrige injusticias históricas para democratizar derechos universales y gratuitos de educación, salud y culturales con la finalidad de emparejar a todos sus ciudadanos en igualdad de oportunidades, es el sistema que erradicara a estos parásitos que acaparan las riquezas mundiales.

Ernesto Bustos, 20.01.2015

Publicidad Google