¿Cambiará la política de Irán en la administración de Rohani?

La masiva participación del pueblo iraní en las elecciones presidenciales, más de 72% de las personas aptas para votar, tuvo dos resultados importantes. El primero quedó demostrada la confianza y el apoyo de los iraníes al sistema de la República Islámica de Irán, mientras Occidente se esforzaba para que la multitud no acudiera a las urnas. El segundo, fue la llegada de Hasan Rohani — una persona de tendencia moderada — a la presidencia de la República Islámica de Irán.

Ningún país esperaba una presencia tan masiva y tampoco pensaba que este candidato pudiera atraer la confianza y el voto de su pueblo. No obstante, el 50,71% de los votos ejercidos convirtió a Rohani en el séptimo presidente del país y eso tuvo un gran eco en la comunidad internacional, en Occidente y especialmente en Estados Unidos.

¿La política de Irán cambiará bajo la administración de Rohani? ¿Irán suspenderá sus actividades nucleares? ¿Cuál será la reacción de Irán ante la nueva postura de Occidente en general y EEUU en particular? ¿Cuál será la relación de Rohani con los otros partidos del país?

Una vez conocido el resultado de las elecciones y la idea de que este nuevo presidente tiene un pensamiento reformista, motivó reacciones a nivel internacional. La Casa Blanca, mediante una declaración, expresó su disposición para relacionarse con el Gobierno iraní de forma directa y alcanzar una solución diplomática, que responda de forma completa a las preocupaciones de la comunidad internacional sobre el programa nuclear de Irán.

En tanto, Catherine Ashton, alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad— que también representa el Grupo 5+1 (Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Rusia, China más Alemania), en las conversaciones con Irán sobre su programa nuclear pacífico— reiteró su compromiso con una rápida solución diplomática en este tema.

Ante este escenario, Rohani en su discurso ofrecido con motivo de su victoria, aseguró que aquellos países que respetan la democracia, la colaboración y el diálogo libre y justo, pueden hablar con el pueblo iraní en base al respeto a los derechos legítimos de esta nación y de este modo podrán esperar una respuesta apropiada.

Dijo también que EEUU debe cumplir con los artículos del Acuerdo de Argelia (1981) debe demostrar que no va a intervenir en los asuntos internos de Irán, que va a respetar los derechos legítimos del pueblo iraní y que dejará de lado las políticas unilaterales y hegemónicas contra el país persa. Con estas condiciones y si existe el sentimiento de buena voluntad, se abre el camino necesario para las conversaciones directas.

Las palabras de Rohani pusieron de relieve que cualquier persona, con cualquier tendencia que llegue al poder en Irán, busca, se esfuerza para materializar los intereses nacionales del país persa, solo la manera de hablar y la ejecución de la política del país es lo que distingue uno de otro.

En este caso Rohani, una persona con tendencia moderada, busca materializar los derechos legítimos de su pueblo mediante una interacción y diálogo constructivo con el mundo. Esta firme voluntad de las autoridades iraníes, también se percibe en otros temas, como las actividades nucleares pacíficas de Irán. En este sentido, el presidente electo no dará marcha atrás en este campo y afirmó que— tal como en 2005 fue alcanzado un acuerdo final sobre las actividades nucleares de Irán con el entonces presidente de Francia, Jacques Chirac, mediante el diálogo— y seguirá este mismo camino para llegar a una conclusión al respecto y así se esforzará para eliminar las sanciones contra Irán.

La política interna de Rohani

Sobre la situación interna y el gabinete de su administración, el presidente electo dijo que cumplirá con sus promesas electorales. Aseguró que su gabinete incluirá a personas de diferentes partidos y tendencias con la única condición que sean aptas para ocupar un cargo. Afirmó que actuará apegado de la ley y en el marco de los ideales y reglas del sistema de la República Islámica y de esta forma, Rohani puso fin a las especulaciones de que él va a aislar a los principalistas y pondrá en marcha una reforma y cambio profundo en la situación política del país. Asimismo, el Líder Supremo de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, el actual presidente Mahmud Ahmadineyad, los candidatos a la presidencia, diferentes organismo y entidades del país, además de felicitarlo por su victoria, manifestaron su apoyo a Rohani, para que pueda materializar su planes y allanar el terreno para la gloria del país.

¿Cuál sería su estrategia para dinamizar el mercado laboral y reducir los efectos de sanciones?

Teniendo en cuenta su equipo, formado por expertos en economía, ve el remedio en orientar el capital de los bancos y el pueblo hacia la producción y así dinamizar la economía y aliviar el mercado laboral. El otro punto destacado es reavivar la industria turística del país, algo que se materializa mediante mejorar las relaciones exteriores con el mundo. Así se consigue dos objetivos al mismo tiempo: crear empleo y reducir los efectos de las sanciones.

Conclusión

En lo general, se puede decir que la política exterior de Irán seguirá la misma línea anterior, es decir priorizar los intereses y derechos legítimos nacionales, con una sola diferencia y que será el método de esta nueva administración: mantener una interacción constructiva con el mundo mediante el diálogo y dar pasos decisivos en crear más confianzas y transparencia en el escenario internacional, algo que marcará una perspectiva positiva tanto para los países occidentales como para el propio país persa.

Por: Rasul Gudarzi

Publicidad Google