El libre mercado no existe, o lo controla las grandes empresas transnacionales o lo controla el Estado

Las patentes y derechos de propiedad intelectual e industrial son ejemplos simples de las contradicciones de los fundamentos del capitalismo. El Estado es solicitado por los capitalistas para proteger sus inversiones y ganancias.

Una patente es un conjunto de derechos exclusivos concedidos por el Estado al registrador de un nuevo producto o tecnología para ser explotados comercialmente. El registro de la patente constituye la creación de un monopolio artificial protegido mediante Ley, y se enmarca dentro de las regulaciones comerciales sobre la propiedad industrial y propiedad intelectual.

De igual manera, los capitalistas exigen del Estado que éste proteja y garantice su “propiedad privada”, no se reconoce la propiedad de los pueblos nativos, haber vivido por generaciones en la tierra de sus ancestros no otorga ningún derecho de propiedad para ellos. Canjean moneda de papel por otro papel denominado titulo de propiedad, el cual mediante las leyes del Estado y fuerza publica les permite apropiarse de grandes territorios ricos en recursos, haciendo uso de la represión gubernamental y violencia si es necesario. 

Sin embargo y cínicamente, los capitalistas exigen del Estado que promueva y respete el principio de “no intervención del Estado en la economía”, basado en su supuesto “derecho de libertad económica”, exigen que éste no se entrometa en como llevan sus negocios, el Estado según ellos, no tiene porque legislar para regular la jornada laboral de los obreros, no tiene porque legislar para imponer un sueldo mínimo que protege el poder adquisitivo de los trabajadores y a sus familias. 

Por Ernesto Bustos, 18/06/2015

Publicidad Google