Represión turca ha dejado siete mil manifestantes heridos y diez fallecidos

La fuerte represión aplicada por la policía antidisturbios de Turquía contra quienes protestan por las políticas anti-ecológicas y el autoritarismo empleado por el primer ministro de ese país, Recep Tayyip Erdogan, ha dejado unos siete mil heridos y diez fallecidos, según informaron este martes representantes de la Asociación Médica Turca.

Integrantes de la mencionada asociación, detallaron que desde que iniciaron las manifestaciones el 27 de mayo, más de cuatro mil personas fueron hospitalizadas en Estambul y más de mil en la ciudad de Ankara (capital).

Por su parte el primer ministro Erdogan, justificó la dura actuación policial en las calles de Estambul tras considerar que “mi deber era limpiar la plaza de Taksim. Ya dije que debíamos poner fin a esa situación que se había convertido en insoportable”.

En declaraciones anteriores el gobernante, había manifestado que su “paciencia tiene límites”, e hizo un llamado a los padres para que controlaran a sus hijos para evitar que salieran a las calles.

Hasta ahora hay al menos 10 fallecidos, entre ellos seis policías, estos últimos decidieron quitarse la vida tras ser obligados a reprimir a los protestantes. Desde el comienzo de las protestas, la policía Turca ha utilizado métodos de represión fuertes que han sido considerado por varios organismos como violatorios a los derechos humanos.

Un video reveló que el tercer manifestante turco fallecido, recibió un disparo fulminante en la cabeza por parte de un funcionario de seguridad de ese país. De acuerdo con el sindicato policial turco “Emniyet−Sen”, las fuerzas de policía han sido objeto de duras críticas por el uso excesivo de la fuerza y sus prácticas de brutalidad en medio de movilizaciones populares.

Publicidad Google