Cámara baja de Colombia aprueba referendo sobre acuerdos entre FARC y Gobierno

La Cámara de Representantes de Colombia aprobó este jueves el proyecto de ley que permite realizar un referendo para avalar los eventuales acuerdos a los que lleguen el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) el mismo día de las elecciones legislativas o presidenciales.

El proyecto tuvo 105 votos a favor, por lo que a la propuesta solo le falta la aprobación en la plenaria del Senado, ser sometida al control de constitucionalidad y finalmente, pasar a la sanción del presidente Juan Manuel Santos.

Según lo aprobado, los jurados de votación deberán ofrecer un tarjetón para el referendo y el elector queda en libertad de aceptarlo o no antes de diligenciarlo.

Asimismo, se darán garantías para realizar campañas en favor del “sí”, del “no” y por la abstención en el referendo.

El ministro de Justicia, Alfonso Gómez, señaló que el Congreso entrega una herramienta “que permitirá adelantar el camino para la consecución de la paz”.

Agregó que “es también un mensaje a la insurgencia, en el sentido de que en este lado del Estado estamos dispuestos a facilitar todo lo posible, dentro de la vigencia del Estado de Derecho, la reconciliación de los colombianos”.

Por su parte, las FARC-EP han manifestado en diversas ocasiones su “extrañeza por la persistencia del gobierno y del legislativo en mantener la unilateralidad en el proceso de definir el mecanismo de refrendación que tendrían los acuerdos de La Habana”.

Para la delegación de las FARC, la norma “por más que se le vincule con el propósito de paz no logra escapar a la sospecha de su utilización electoral”.

De acuerdo con la agrupación, la Asamblea Nacional Constituyente sería el camino para alcanzar un verdadero tratado de paz justo y vinculante, que funde la reconciliación, “rija el destino de la nación y la encauce hacia las cumbres de la democracia real”.

Las FARC y los negociadores del Gobierno de Colombia debaten en la mesa de Diálogos de Paz el segundo punto de la agenda, que comprende la participación política de esta organización insurgente en el país. Esto, luego de haberse llegado a un acuerdo parcial a finales de mayo sobre el tema agrario.

El proceso de conversaciones arrancó a finales de 2012, en el que tanto el Gobierno de Colombia como las FARC, buscan lograr avances en el tema de la participación política, las drogas ilícitas, el abandono de las armas y la reparación a las víctimas.

El conflicto armado en la nación suramericana, ha dejado casi 4 millones de desplazados y 600 mil muertos en aproximadamente 50 años, en cuyo proceso también han participado grupos de insurgentes, paramilitares de derecha y organizaciones relacionadas con el narcotráfico.

Publicidad Google