Se extienden las huelgas en sector público griego

Escuelas, institutos y hospitales estaban particularmente afectados esta martes en Grecia por la segunda jornada de amplias huelgas, una movilización que se inició este lunes para protestar contra el plan de eliminación de puestos de trabajo en el sector público.

El descontento social ha vuelto a resurgir en el país tras el anuncio del Gobierno, presionado por los acreedores (UE-BCE-FMI), sobre el despido de cuatro mil funcionarios, y la puesta en movilidad laboral de otros 25 mil.

Este modelo, pactado con la troika, prevé el traslado forzoso o despido de los afectados en un plazo de ocho meses después de haber recibido la orden. Además, el Gobierno del conservador Andonis Samarás, se ha comprometido a despedir a cuatro mil funcionarios durante este año y a otros 11 mil durante el próximo.

Durante ese periodo el trabajador afectado percibe el 75 por ciento de su salario, pero puede ser trasladado a cualquier otro puesto en el que haya vacantes o bien ser despedido si al término de los ocho meses no se le encuentra utilidad.

Personal de hospitales y abogados se sumaron este martes al paro que profesores y funcionarios de organismos públicos y de ministerios iniciaron la víspera.

Decenas de empleados del ministerio de Desarrollo y de la principal caja de pensiones IKA, en el centro de Atenas, ocupaban los locales para protestar contra las reestructuraciones previstas por la Administración de Samarás.

“Acabamos de recibir la lista de los 100 primeros funcionarios del ministerio en condición de disponibilidad”, manifestó a la agencia AFP, Dimitra Chioni, presidenta del sindicato del ministerio.

“Estamos seguros de que esta disponibilidad acabará en su despido”, agregó.

Muchos colegios y liceos públicos y privados de todo el país permanecieron cerrados, acatando una huelga de cinco días prorrogable convocada por el sindicato de profesores de secundaria Olme, según los sindicatos y el propio ministerio de Educación.

Los profesores protestan contra las supresiones de puestos de trabajo y de materias consideradas como “secundarias” (idiomas, dibujo, música).

Las universidades siguen también cerradas y rechazan proporcionar al gobierno la lista de empleados de sus servicios que tendrán que integrar las listas de disponibles.

Los médicos de hospitales se han sumado a la movilización iniciando una huelga de tres días hasta el jueves. Su sindicato Oenge pidió “el apoyo de los hospitales amenazados con el cierre” tras las fusiones anunciadas por el gobierno.

Los abogados también iniciaron una huelga de dos días contra la nueva reglamentación de la profesión, que reduce la remuneración de los abogados de plantilla.

Sector privado

Estas movilizaciones son preámbulo de una huelga de 48 horas que va a afectar este miércoles y jueves a todo el sector público, convocada por la central sindical del sector público Adedy, que también ha previsto manifestaciones.

Por su parte, la central del sector privado GSEE también ha anunciado que participará en la manifestación del miércoles “por solidaridad con los funcionarios afectados” y un paro de cuatro horas, a primeras horas de la tarde.

“La lucha va a seguir para poner fin a la pobreza, la miseria, el desempleo, la austeridad, el chantaje y los despidos en el (sector) privado y en el público (…) y las políticas bárbaras de austeridad”, aseguró la GSEE.

Estas huelgas coinciden con la vista de Samaras a Bruselas, donde se reúne este martes con los dirigentes de la Unión Europea.

En un intento de calmar los ánimos, Samaras señaló este lunes que no se puede continuar con las políticas de austeridad y que Grecia necesita medidas para volver a crecer.

Tras recordar que en el primer programa de los acreedores hubo “errores serios”, Samaras subrayó que su país volverá a recuperar en “seis años” el nivel de vida que tenía antes de la crisis de la deuda, en 2010.

Publicidad Google

Comments are closed.