LAS FARCS, JULIAN CONRADO, SNOWDEN Y LA REVOLUCIÓN

¡VIVA LAS FARCS!

Aquellos que somos revolucionarios, solo podemos apoyar a las FARCS-EP. El ejercito popular de Colombia no nace por casualidad, las FARCS han luchado por décadas por el pueblo colombiano, todos queremos la paz para nuestros hijos pero la paz con dignidad. El proceso de paz entre las FARCS y el estado colombiano no es una negociación, las FARCS no tienen nada que negociar, no son ellas quien acaparan las riquezas de Colombia que tanta falta le hace al pueblo trabajador de Colombia, las FARCS solo tienen armas, hombres y mujeres dispuestos a morir y a matar para lograr la sociedad socialista que necesitamos. No son negociaciones de paz, sino una mano tendida al gobierno colombiano para discutir una nueva organización de la sociedad colombiana mediante una nueva Constitución mas democrática, las FARCS son voces del pueblo colombiano para refundar el estado en vista de implementar una sociedad mejor.

El mundo vive en una burbuja, bueno aquellos que tienen suerte… hay miles de millones de hambrientos, si el infierno existe, es aquí mismo, en nuestro tiempo y en nuestra tierra. Como repudia la sociedad la violencia explicita contra los niños y mujeres indefensos por parte de sicópatas y sádicos, pero la violencia generalizada es la miseria a la que estamos sometidos, niños virtualmente abandonados por sus padres que trabajan 16 horas diarias para mal comer, sin salud ni educación, pueblos enteros desplazados de sus tierras para que compañías transnacionales logren beneficios multimillonarios con nuestros recursos naturales, tierras fértiles contaminadas sin ninguna compensación otra que la muerte, la enfermedad, la guerra y el hambre.

Los trabajadores del mundo no tomamos conciencia del genocidio capitalista contra gran parte de la humanidad de la burocracia capitalista-imperialista hasta que nos hierre personalmente, el Fondo Monetario Internacional solo ve los intereses de un grupo de empresarios quienes nos asesinan con placer, y son pocos los hombres y mujeres valientes dispuestos a combatir con las armas por nuestra libertad, como lo hacen desde hace décadas las FARCS. Si por mi fuera, resolvemos el mayor problema de la humanidad con un gran genocidio, asesinando de una vez a los oligarcas, a los ‘amos del mundo’, ese 1% que como los parásitos viven del trabajo de los demás sometiéndonos a una vida cruel, ellos sí matan de hambre y con sus guerras de la OTAN a millones de familias, mientras nosotros protestamos pacíficamente en una plaza pública!

Por eso, así como Snowden se merece el asilo humanitario, quien fue peón y herramienta del imperialismo ahora arrepentido, y revela el espionaje de los EE.UU hacia las demás naciones y  hacia su propio pueblo y todos los pueblos del mundo, Snowden merece ser protegido para no correr la misma desgracia del soldado Bradley Manning, quien fue torturado y sigue siendo sometido a un trato inhumano en las cárceles de los EE.UU por revelar información sobre violaciones y crímenes contra los derechos humanos de los EE.UU a Wikileaks.

Pero también, Julian Conrado, cantante y guerrillero de las FARCS, detenido en Venezuela desde hace 2 años, merece el asilo humanitario, la tierra de Bolívar, la Revolución Bolivariana no tiene deudas con el imperialismo ni con Colombia firmando tratados con la OTAN y permitiendo la neocolonización militar de su territorio con siete bases militares estadounidenses. Julian Conrado es para Colombia lo que es Ali Primera para Venezuela.

EDITORIAL ALERTA ROJA 16/07/2013

 

 

 

Publicidad Google

Comments are closed.