Aún falta el control de armas en EEUU, seis meses tras masacre de Sandy Hook

El articulista político de guns.com, S.H. Blannelberry, convencido de que hay que esforzarse para poner fin a la ola de violencia armada reinante en el país, publicó el sábado un artículo en la mencionada página Web que habla de 6 medidas para controlar este flagelo.

A seis meses de la masacre de Newtown, acaecida el 14 de diciembre de 2012 (en el estado de Connecticut, oeste de EE.UU), cuando perdieron la vida 20 niños y seis adultos por el ataque de Adam Lanza, joven de 20 años, las familias de las víctimas se acordaron que necesitan aunar esfuerzos para impedir más tiroteos y violencias de este tipo.

En esta orden de ideas, el activista político ofreció las soluciones que a su juicio cambiarían la situación y ayudarían a salvar vidas.

Oficiales de recursos escolares (SRO)

Estos oficiales son responsables de la seguridad de ambientes escolares de Estados Unidos: Un tercio de escuelas públicas, es decir 23 mil escuelas, ya tienen oficiales de seguridad armados. Añadió que la medida no será controvertida pues actualmente se aplica en el país. En este sentido, hizo referencia a las declaraciones del presidente ejecutivo de la Asociación Nacional del Rifle, Wayne LaPierre que opinó: “lo único que detiene a un mal tipo con un arma es un buen tipo con un arma”.

Ejecutar leyes federales de armas de fuego

Indica que por alguna razón desconocida, la administración del presidente estadounidense, Barack Obama, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos y el Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos no persiguen los crímenes con armas a un nivel satisfactorio.

Mejorar la salud mental reportada al NICS

Cuestionó el sistema nacional de verificación instantánea de datos penales (NICS) y enfatizó que todos los estados han de registrar datos de las personas que han sido detectadas con problemas mentales o aquellos que han tenido antecedentes penales.

Enseñar seguridad de armas de fuego en escuelas

S.H. Blannelberry sugiere entrenar a los menores para reaccionar cuando se encuentran con una persona armada.
Alega que cuando los niños crecen, necesitan aprender medidas más avanzadas de seguridad que pueden ser ofrecidas incluso en lecciones de disparos.

Impedir la expansión de suicidio

Dos tercios de muertes con armas de fuego son casos de suicidio (19 mil víctimas de casi 30 mil muertes en cada año). Propone ayudar a personas que revelan en algún tiempo su intención de suicidarse con medidas no tan difíciles, como hablar, tomar un café o etc.

Ser una persona entrenada y certificada con el permiso de llevar armas

Existe el mal en el mundo. Agrega que siempre existe la posibilidad de usar arma de fuego para autoprotección. Asegura que es mejor tener y no necesitar que necesitar y no tener.

Y por último, propone a ciudadanos responsables y respetuosos de la ley que compren un arma de fuego, se entrenen y adquieran el permiso de posesión para lo que considera, “autodefensa”.

Un total de 6003 estadounidenses han fallecido desde que se produjo la matanza de Newtown, según el último informe de la asociación Alcaldes contra las Armas Ilegales.

Publicidad Google

Comments are closed.