Medidas de austeridad trazan nuevo mapa de pobreza en Europa

A más de cinco años del comienzo de la gran recesión del siglo XXI, Europa exhibe un nuevo mapa de la pobreza. Es así como Grecia vive “al borde de una catástrofe humanitaria”, España tiene tres millones de personas que sobreviven con ingresos mensuales de menos de 307 euros (417 dólares), el 18 por ciento de la población de Portugal está por debajo de la línea de la pobreza, y en países fundadores del proyecto paneuropeo como Italia, el número de pobres se duplicó entre 2007 y 2012.

En Alemania casi ocho millones de personas sobreviven con unos 450 euros (611 dólares) mensuales de salario y en Reino Unido, los bancos de alimentos -administrados por organizaciones caritativas- se han multiplicado por 20.

La directora de Oxfam Internacional, Natalia Alonso, señaló que “hay un nuevo mapa de la pobreza como consecuencia de las medidas de austeridad. Desde el aumento del desempleo hasta el desalojo y el desmantelamiento del Estado de Bienestar están contribuyendo a este nuevo panorama”.

Por su parte, el director de la Trussel Trust, Chris Mould, señaló que la gente que recurre a los bancos de alimentos, cada vez más populares en Europa, “es gente que tiene que elegir entre comer y prender la calefacción; gente que come una vez al día; padres que apenas comen para alimentar a sus hijos. Muchas veces uno se olvida lo fácil que es caer en esa situación”.

Mould agregó que “la pérdida de empleo, una cuenta muy alta de electricidad, una reducción de los beneficios sociales, dramas familiares y una persona se queda con poco o nada. A esto se suman salarios bajísimos, empleos temporales o de medio tiempo que hace que la gente entre y salga de situaciones de extrema necesidad” se suman a los dramas europeos.

En Reino Unido se ha acuñado el término “pobreza energética” (fuel poverty) para un creciente porcentaje de la población que sobrevive el eterno y durísimo invierno británico sin calefacción, porque no pueden hacer frente a las cuentas.

Según el último informe de la Intermón Oxfam titulado “la trampa de la desigualdad”, 25 millones de europeos se verán sumidos en la pobreza en 2025 si los gobiernos no abandonan las medidas de austeridad, ocho millones de los cuales serán españoles, lo que supone que España aportaría uno de cada tres de los nuevos pobres de Europa.

Algunas estadísticas

Según Eurostat, en 2012 unos 124 millones de personas -24.8 por ciento de la población los 28 países de la Unión Europea (UE)- estaban en “peligro de pobreza o exclusión social”, definición que incluye tanto la pobreza relativa como la absoluta. En 2008 la cifra era del 17 por ciento.

En septiembre del año pasado el Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos de Francia (INSEE) reveló que en 2011 la pobreza en Francia afectó al 14,3 por ciento de la población total, su nivel más alto desde el año 1997.

Según el INSEE unas dos millones de personas viven con menos de 645 euros por mes (877 dólares), unos 3,6 millones tienen problemas de vivienda y unos 3,5 millones reciben ayuda alimentaria.

En diciembre la Agencia Oficial de Estadísticas señaló que en 2012 el porcentaje de holandeses que vivía por debajo del umbral de la la pobreza había saltado al 9,4 por ciento, equivalente a unos 664 mil hogares. En 2010 el porcentaje era el 7,4 por ciento.

“Si no cambian estas políticas (de austeridad), Europa necesitará 25 años para recuperar el nivel de vida que gozaba antes de la crisis. Hay un desmantelamiento de un modelo en marcha. Hoy la desigualdad en Reino Unido es igual que en Estados Unidos”, enfatizó la directora de Oxfam Internacional, Natalia Alonso.

Publicidad Google

Comments are closed.