¡Imbécil…! Peruano despierta carajo

 

A los peruanos (y peruanas) nos gusta la mierda, orgullosamente compramos la porquería de El Trome en el quiosco de periódicos y en la TV miramos las basuras de Combate, noticias asquerosas, series y novelas para retrasados mentales.

Admiramos a los ricos porque soñamos ser como ellos, despreciamos a los pobres porque así sentimos que nos elevamos en la escala social mientras en todo momento fingimos que nos va bien y estamos satisfechos. La apariencia lo es todo, anhelamos incondicionalmente el respeto de los demás que solo se puede conseguir humillando a los débiles y siendo sumiso a los poderosos, que al fin, son nuestros lideres. Hablar y actuar como ellos nos garantiza un poco de prestigio en sociedad.

 No queremos realmente ser parte o mejorar nuestra comunidad, aspiramos a salir de ella por lo alto, tener mas dinero que nuestros vecinos, lucir objetos que inspiran prestigio como carros, ropa y celulares de lujo ya que estos nos garantizarán la admiración de los demás que como nosotros desprecian nuestra verdadera condición y pobreza, en verdad repudiamos lo que realmente somos y solo soñamos con ser otra cosa. Somos acomplejados, asumimos que los gringos son mejores que nosotros y tratamos de imitar a nuestros héroes de las películas de Holliwood que admiramos por su belleza y estilo de vida.

Yo también fui así, un imbécil atorrante y presumido, alguna vez creí que me iba a comer el mundo y que cuanto mas miseria en el mundo casi que mejor ya que así lo poco que tenía sería mas valorado. Solo me preocupaba en mi mismo, mi egoísmo no tenia limite mas que el oportunismo y conveniencia, pero me daba buena conciencia asumiendo discursos como las palabras patéticas de campeones del deporte y misses triunfantes que dedican su victoria a la paz en el mundo, palabras sueltas sin sentido ni compromiso.

Pero tu no vas cambiar de la noche a la mañana, te lavaron el cerebro y asumir una nueva meta y destino solo sera posible cuando descubras el plan maléfico que la burguesía que gobierna nuestro país tienen para ti y para tus hijos. Los trabajadores somos desechables, trabajar como esclavos y consumir sin descanso mientras seas sumiso y productivo es tu función, el día que te resignes que no seras millonario y reclames tus derechos laborales por el esfuerzo de años, te marginaran y excluirán como la basura, o da lo mismo si tienes tu propia empresa, el capitalismo es el sistema económico de los multi-millonarios para los multi-millonarios, se tragaran tu empresa el día que sea exitosa como la Coca Cola se adueño de la Inca Cola o te harán quebrar. Si no quieres vender, como los carteles mafiosos, irán a tu casa a visitarte y te dirán “no importa si no quieres vender, tu viuda si venderá”.

 Por Ernesto Bustos, 14/05/2015

Publicidad Google