Maestros méxicanos mantienen protestas contra la reforma educativa

Miles de maestros mexicanos salieron de nuevo a las calles este miércoles en la capital y otras regiones del país para mantener viva sus protestas contra una nueva reforma educativa sellada el martes por el presidente, Enrique Peña Nieto, pues consideran que el objetivo de la medida es abrir la puerta a los despidos de maestros.

En la Ciudad de México, los protestantes iniciaron la manifestación en la central plaza del Zócalo, donde hace semanas instalaron su campamento, y se dirigieron hasta la residencia oficial de Peña Nieto, donde cientos de policías antimotines les impidieron el paso con cercas metálicas y camiones.

“Derribaremos ese muro que parece infranqueable”, decían los maestros frente a la valla. Los manifestantes ocuparon a su paso importantes avenidas.

Esta marcha “es para que el pueblo entienda que la reforma contraviene la gratuidad de la educación y para invitar al pueblo a unirse a la lucha”, dijo Juan García, un dirigente en el estado de Oaxaca (sur) de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que encabeza las protestas.

El profesor añadió que con estas movilizaciones los inconformes buscan que legisladores afines a su causa interpongan un recurso de inconstitucionalidad contra la reforma.

En otras regiones del país también se convocaron protestas magisteriales este miércoles. En el estado de Jalisco (oeste), cuya capital es Guadalajara, poco más de 200 escuelas cerraron mientras que en Guerrero (sur) los maestros tomaron la autopista que une la Ciudad de México con el balneario de Acapulco (Océano Pacífico).

Recientemente en otra jornada de protesta, los docentes habían señalado que no iban a respetar la Ley porque “tenemos nuestro propio programa que vamos a proyectar en nuestros estados y una educación alternativa, no lo que ellos nos están marcando”.

El nuevo reglamento contempla que los educadores deberán ser evaluados periódicamente y su permanencia en el cargo y los ascensos están condicionados a los resultados que se obtengan en las evaluaciones, además de los incrementos salariales.

Los docentes se oponen a esta norma porque creen que las nuevas evaluaciones periódicas que establece tienen como objetivo permitir los despidos y porque temen que esos exámenes no tengan en cuenta las difíciles condiciones en las que trabajan en las regiones más pobres del país, especialmente en el sur.

La reforma educativa, que el presidente Enrique Peña Nieto cree imprescindible para mejorar la calidad de la educación en México, fue la primera en ser aprobada en el marco del Pacto por México, un inédito acuerdo entre los tres principales partidos políticos mexicanos para impulsar cambios legislativos de fondo.

Publicidad Google

Comments are closed.