Papa Francisco insta al G20 a rechazar el ataque a Siria que organiza EE.UU.

La máxima autoridad de la iglesia Católica exhortó este jueves a los integrantes del Grupo de los 20 (G20), a rechazar el ataque a Siria que organiza Estados Unidos (EE.UU) con el propósito de derrocar al Gobierno de ese país a quien acusan de haber usado armas químicas contra su pueblo sin hasta ahora haber presentado pruebas que lo demuestren.

El llamado del papa Francisco fue hecho a través de una carta enviada al presidente de Rusia, Vladimir Putin, por ser el anfitrión de la cumbre del G20. Aunque el Papa reconoció que el encuentro que tendrán los representantes de los países que integran el G20 es de carácter económico, no podrán evitar “reflexionar sobre la situación en Oriente Medio y en Siria”.

“A los dirigentes presentes, a cada uno de ellos, hago un llamamiento desde el fondo de mi corazón para que ayuden a encontrar las vías para superar las posiciones de conflicto y para que abandonen el vano afán de una solución militar”, recalcó el papa.

Agregó en su nota que “desgraciadamente, duele constatar que demasiados intereses han prevalecido desde que comenzó el conflicto en Siria (marzo 2011), impidiendo encontrar una solución que evitase la inútil masacre a la que estamos asistiendo”.

Finalmente, el líder de la Iglesia católica ha llamado a comprometerse a hallar una solución pacífica a la crisis en Siria por medio de un diálogo entre todas las partes involucradas con el respaldo de toda la comunidad internacional.

Putin, a petición de varios mandatarios de los países miembros del G20, ha propuesto que se discuta la situación en Siria en la cena de trabajo de esta jornada, en un momento en que Washington se esfuerza para recibir la autorización del Congreso estadounidense a fin de legitimar una injerencia militar en el país árabe.

Recientemente el director del Departamento Político de la Organización para la Liberación de Palestina en Damasco, Anwar Abdul Hadi, se opuso en nombre de su país a la intervención militar que pretende llevar a cabo Estados Unidos (EE.UU) y sus aliados contra el pueblo sirio.

Esta nación respalda la necesidad de concertar una solución política para Siria sobre la base de lo acordado en la Conferencia de Ginebra de junio de 2012, donde los países participantes coincidieron en respaldar un alto al fuego entre las partes en conflicto y formar un Gobierno provisional integrado por todas las fuerzas políticas.

De igual forma se acordó convocar a una Asamblea Constituyente encargada de redactar una nueva Constitución y efectuar nuevas elecciones; sin embargo esto sigue sin concretarse por la negativa de la oposición externa a sentarse a negociar y el papel de administraciones occidentales y de Oriente Medio que incrementaron el financiamiento, respaldo logístico y cobertura mediática a las bandas mercenarias que buscan derrocar por la fuerza al presidente Bashar Al-Assad.

Varios presidentes de países latinoamericanos también han rechazado de manera contundente esta posible intervención militar en Siria.

Publicidad Google