Gobierno colombiano se niega a renegociar los TLC ante protestas de campesinos

El ministro de Comercio, Industria y Turismo de Colombia, Sergio Díaz Granados, defendió este jueves la implementación de los Tratados de Libre Comercio (TLC) en el país suramericano y afirmó que el Gobierno no renegociará este tipo de convenios ante las protestas que llevan a cabo varios sectores agrícolas, reunidos en el Paro Nacional, que rechazan este tipo de políticas neoliberales, según reseñó la prensa local.

Durante la instalación del Congreso de Confecámaras que se desarrolla en la ciudad de Cartagena, norte de Colombia, Díaz sostuvo que “no es cierto que los TLC sean responsables de la crisis que actualmente afronta el campo y el sector agropecuario de esa nación”.

En ese sentido, el titular de la cartera aseguró que las importaciones agrícolas “tan solo llegan al 1,7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y Colombia no es un gran consumidor de productos importados del campo”.

Según el ministro, durante 2012, en el país se consumieron 3 millones 71 mil toneladas de papa y la producción llegó a tres millones de toneladas, mientras que las importaciones no alcanzaron el 0,7 por ciento del consumo nacional.

“Pretenden que la solución para levantar los bloqueos sea renegociar, cancelar, denunciar y echar para atrás la política exterior (…) y eso es a lo que se jugó la semana anterior (…) nos acusan de tercos, posición que es válida”, comentó.

Tras 18 días de intensas protestas y pese a la firma de acuerdos parciales en Tunja con productores agrícolas de los departamentos de Boyacá, Cundinamarca y Nariño (centro), la movilización agraria y popular sigue firme.

Las manifestaciones han dejado 303 heridos, 11 de ellos con armas de fuego, 247 detenciones arbitrarias y nueve fallecidos, de acuerdo a cifras divulgadas por la Mesa Agropecuaria y Popular de Interlocución y Acuerdo.

El reclamo colectivo de obreros, campesinos, estudiantes, médicos, mineros, maestros y demás trabajadores agrarios es de carácter indefinido y busca rechazar las políticas antiobreras y antipopulares que coartan y limitan derechos, privatizan instituciones y entregan recursos naturales a las transnacionales.

Además, los pequeños agricultores buscan garantías para el acceso a la propiedad de la tierra, la constitución de zonas de reserva campesinas, una política favorable a los mineros artesanales y mejoras en las zonas rurales, especialmente en cuanto a salud y acceso al agua potable.

Publicidad Google

Comments are closed.