Hermanos Musulmanes denuncian cerco informativo en Egipto

Los Hermanos Musulmanes denunciaron este viernes un cerco informativo que cerró canales satelitales y medios de comunicación de corte islamista, tras el golpe de Estado propinado al derrocado presidente Mohamed Mursi.

Se ha denunciado un apagón informativo que no transmite las masivas manifestaciones por parte de la Hermandad Musulmana y que la prensa egipcia solo transmite lo que sucede en la Plaza Tahrir en El Cairo, pero no lo que ocurre al norte de la capital, donde se concentran los seguidores de Mursi.

El corresponsal de teleSUR en Egipto, Pablo Osoria, informó que cuando son las 22H00 locales (20H00 GMT) en ese país, se mantienen las marchas desde diferentes puntos de la capital (El Cairo), donde la situación es “insostenible”, ya que los simpatizantes del derrocado presidente Mursi, están exigiendo que se vuelvan a abrir los canales de televisión de corte islamista, que fueron cerrados tras el Golpe de Estado.

Los Hermanos Musulmanes “rechazan el terror del Estado policial que arrestó a figuras de la cofradía y cerró canales satelitales”, indicó el movimiento islamista en un comunicado leído a partidarios de Mursi que se habían reunido en el Cairo, y estaban rodeados por vehículos militares.

Situación que se repite en las gobernaciones del país donde hay enfrentamientos entre simpatizantes y detractores de Mohamed Mursi.

En cuanto a los servicios públicos, reportan que en muchos puntos de la ciudad están cerrados, así como supermercados y hoteles donde se han levantado barreras que impiden el acceso.

La vocería del Ejército egipcio, al conocer la convocatoria de las entidades musulmanes a través de las redes sociales para manifestar en contra del Golpe de Estado y defender a Mursi, instó a que las protestas sean de carácter pacífico.

Sin embargo, el periodista señala que la violencia es de ambos lados, “pequeños grupos de ambos bandos que recurren a la máxima violencia”, con el uso de armas de fuego, cocteles molotov y armas blancas.

Estos enfrentamientos pueden aumentar el número de víctimas que registra el Ministerio de Sanidad de ese país, con 50 personas fallecidas desde que comenzó el conflicto, y 10 contabilizadas este viernes, incluyendo a un funcionario policial.

El derrocamiento de Mohamed Mursi, primer presidente elegido democráticamente en la historia de Egipto, pone fin a un año de poder islamista, marcado por crisis y déficit presupuestario y masivas protestas en su contra.

Publicidad Google