Manifiestan en Ramalá contra el proceso de paz palestino-israelí

Palestinos residentes en la ciudad cisjordana de Ramalá han salido a las calles este domingo para reiterar su oposición a las negociaciones de paz entre Palestina y el régimen israelí, reanudadas el pasado lunes en Washington, capital de Estados Unidos.

Los participantes en la protesta han iniciado su marcha en el centro de Ramalá dirigiéndose hacia el Centro de Solidaridad con los Presos Palestinos.

Al corear diversas consignas, los manifestantes han exigido al presidente del Estado palestino, Mahmud Abás, que se retire de unas conversaciones “inútiles” para la nación palestina, según Geis Abdolkarin, miembro del Buró Político del Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP).

El pesimismo sigue dominando sobre la posibilidad de que el proceso de paz palestino-israelí, auspiciado por Washington, pueda marcar algún avance, dado que el régimen de Tel Aviv sigue con sus políticas expansionistas en los territorios ocupados.

La colonización es el principal punto de bloqueo del proceso de paz entre el régimen israelí y los palestinos. El Estado palestino exige que se congele totalmente la colonización y que el régimen de Tel Aviv se refiera a las fronteras antes de que este régimen ocupara en 1967, Cisjordania, Gaza y Al-Quds (Jerusalén Este); una reclamación rechazada por las autoridades israelíes.

Este domingo, el régimen israelí ha incluido a 91 colonias judías en territorio palestino ocupado en la lista de ciudades y comunidades que reciben subvenciones y beneficios fiscales para fomentar su desarrollo.

En reacción a la medida, Hanan Ashrawi, miembro del equipo negociador palestino ha dicho que la votación del domingo confirma la sospecha palestina de que el régimen de Israel busca una protección diplomática, sin estar dispuesto realmente a llegar a un acuerdo de partición.

“Esto es exactamente lo que quiere Israel: tener un proceso por su cuenta y, al mismo tiempo, tener las manos libres para destruir el objetivo del proceso… Esto tendrá un impacto destructivo (en las conversaciones) y me parece que ahora depende de los patrocinadores -Estados Unidos y la comunidad internacional- hacer que Israel desista inmediatamente”, ha señalado.

Publicidad Google