“Peor que con Mubarak”, situación actual de Egipto

Peor que en la época de Hosni Mubarak, expresó de forma contundente un grupo de ONGs, en alusión a la fuerte represión de las protestas pacíficas y la violación de derechos humanos los últimos seis meses en Egipto.

En un comunicado de prensa, las principales Organizaciones No Gubernamentales (ONG) egipcias deploraron el sábado que Egipto esté inmerso en “un estado de excepción”, en el que se decretan leyes que limitan la libertad, se mata a estudiantes en las universidades y se reprimen protestas pacíficas.

La situación sigue siendo la misma a los días de la revolución de enero de 2011, que derrocó a Mubarak. Solo “han cambiado las caras y los nombres”, agregaron.

La Red Árabe para la Información de Derechos Humanos y la Iniciativa Egipcia de Derechos Personales, son algunas de las ONGs que, basándose en informes de Wiki Thawra (Revolución Wiki), denunciaron el uso indiscriminado de la fuerza policial, ordenada por el Ministerio del Interior, contra los manifestantes, cuyas vidas corren peligro durante las movilizaciones.

El gobierno interino egipcio amparándose en la ley de protestas prohíbe las manifestaciones y arremete contra las pocas que a veces autoriza.

El pasado 24 de noviembre, el presidente interino de Egipto, Adli Mansur, decretó una ley que, según advirtieron los activistas pro derechos humanos, criminaliza las protestas sociales.

El grupo denunciante, en su nota, detalla que “en los 18 días de revolución contra Mubarak murieron 1 075 personas durante el gobierno de Mohamed Mursi cayeron 460 víctimas, mientras que con el actual gobierno militar y del presidente interino Adli Mansur se contabilizan 2 665 muertos en los primeros cuatro meses tras la caída de Mursi”.

La cifra de los heridos durante los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes, alcanza los 15 914 en los cinco meses posteriores a la caída de la Hermandad Musulma (HM), un dato que contrasta con las 9 228 víctimas, bajo el mandato de un año del destituido presidente Mohamad Mursi.

Asegura, asimismo, haber recibido un sinnúmero de denuncias por torturas en centros de detención y expresa su repudio a la medida gubernamental que declaró a la HM como “organización terrorista”.

En un abierto desafío a la ley que prohíbe las manifestaciones, los egipcios salen a las calles de varias ciudades del país para pedir la restitución de Mursi, derrocado en un golpe militar el pasado 3 de julio.

Publicidad Google

Comments are closed.