Gobierno de Irak pierde el control de Faluya

El Gobierno de Irak perdió por completo el control de la ciudad de Faluya, que actualmente está dominada por militantes de Al Qaeda, reconoció este sábado un alto funcionario de la seguridad iraquí en la provincia de Anbar.

“Faluya está bajo el control del Estado Islámico en Irak y el Levante (EILL)”, un grupo vinculado a la red fundamentalista Al Qaeda, indicó el funcionario. La revelación se produce días después del inicio de enfrentamientos en la provincia sunita de Al Anbar provocados por el desmantelamiento de un campamento de opositores al primer ministro iraquí, el chiita, Nuri al Maliki.

Según la fuente, citada por las agencias RT y AFP, los sectores aledaños a Faluya (60 km al oeste de Bagdad) “están en manos de la policía local”. Sin embargo, el grupo sunita “designó un gobernador” para la ciudad, que el viernes fue declarada “estado islámico” por el EIIL, agregó.

Faluya y la capital provincial de Al Anbar, Ramadi, fueron bastiones de la resistencia a la invasión estadounidense de Irak en 2003. En esta provincia se registraron un tercio de las bajas reconocidas por Estados Unidos durante la guerra, según cifras del sitio independiente icasualties.org.

Un periodista de AFP en Faluya reportó este sábado que, al parecer, el EIIL tomó el control de la ciudad al no observar fuerzas de seguridad ni milicias opuestas a Al Qaida en sus calles.

En las afueras de la ciudad, donde la electricidad está completamente cortada, se registraron combates esporádicos, un día después de bombardeos del ejército y de combates entre el EIIL y la policía, apoyada por tribus locales, añadió el periodista.

Al menos 32 civiles y 71 presuntos combatientes de Al Qaida murieron el viernes en enfrentamientos en Faluya y Ramadi (100 km al oeste de Bagdad), afirmaron fuentes del ministerio de Interior iraquí.

Los combates entre insurgentes y fuerzas de la seguridad comenzaron el lunes en Ramadi a causa del desmantelamiento del campamento de opositores al Gobierno, que se refería a él como un “nido de Al Qaida”. La violencia se extendió luego a Faluya.

Un testigo dijo a AFP que en Faluya cientos de hombres armados acudieron a la tradicional oración de los viernes, varios subieron al estrado donde el imán dirigía la oración “portando banderas de Al Qaida”.

“Uno de ellos se dirigió a los fieles, declarando Faluya ‘estado islámico’ e instándolos a apoyarlos contra el ejército (del primer ministro, Nuri) al Maliki”, agregó.

Los miembros del EIIL aprovecharon que la policía abandonó sus puestos en Faluya y Ramadi el miércoles, tras los ataques, y luego de los combates entre soldados y miembros de tribus opuestas al desmantelamiento del campo para tomar el control de sectores de las dos ciudades.

Dos años después del retiro de tropas estadounidenses, en diciembre de 2011, Al Anbar es escenario de un aumento de poder de los insurgentes. Bagdad intenta hacer frente a los grupos extremistas, alentados por el conflicto en la vecina Siria y por el descontento de la minoría sunita.

La provincia de Al Anbar, de mayoría sunita, se ha convertido desde hace un año en el epicentro de las protestas contra el primer ministro Nuri Al Maliki, chiita acusado de acaparar el poder y marginar a los sunitas.

Publicidad Google

Comments are closed.