Humala y dirigentes políticos analizan diferendo limítrofe con Chile

El presidente de Perú, Ollanta Humala, y dirigentes políticos de diversas tendencias de ese país analizarán este lunes las perspectivas del próximo fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya en torno al diferendo limítrofe con Chile, un proceso que arrancó en enero de 2008.

En la reunión que se llevará a cabo en el Palacio de Gobierno participará también el emisario diplomático peruano en La Haya, Allan Wagner.

El vicecanciller peruano, Fernando Rojas, dijo que la cita será una oportunidad de ratificar la unidad nacional en torno a la defensa de la posición peruana en el litigio, que según diplomáticos la Corte Internacional de La Haya zanjará en julio próximo, cuando anunciará su fallo definitivo e inapelable.

Previamente, el primer ministro de Perú, Juan Jiménez, manifestó que el resultado será positivo, habida cuenta que todas las fuerzas políticas han coincidido en la defensa de la demanda peruana de un trazado limítrofe marítimo equitativo.

Entre tanto y según la prensa chilena, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, trataría el litigio con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante una visita que inicia este lunes en Washington.

El viceministro Rojas señaló que, en la medida que el proceso trata sobre límites marítimos y se ventila en La Haya, Estados Unidos no tiene nada que hacer en el asunto, y solo podría intervenir a pedido de ambas partes en asuntos referidos a un tratado que en 1929 definió el límite terrestre.

El excanciller y coagente peruano en La Haya, José García Belaúnde, dijo que carece de lógica el rumor de que Piñera busque el apoyo de Washington porque no está en discusión el límite terrestre, sino solo el marítimo.

Perú reclama a Chile ante La Haya 67 mil km2 sobre una zona de 90 mil km2 de mar territorial en su frontera.

La demanda peruana se basa en que no existe tratado de límites marítimos entre los dos países y que unos acuerdos bilaterales pesqueros de 1952 y 1954 no constituyen un tratado de límites, al contrario de lo que asegura Chile.

Publicidad Google