PKK: Las reformas de Ankara no buscan zanjar el conflicto

El Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por sus siglas en kurdo) ha expresado este martes que las reformas sobre los derechos humanos propuestas por Ankara no están dirigidas a poner fin al conflicto que mantienen sus integrantes con las fuerzas gubernamentales.

“Es evidente que el partido en el poder, AK, no entiende el problema kurdo, no se toma en serio su enfoque”, ha declarado, en un comunicado, la dirección del PKK, con sede en el norte de Irak, agregando que, “este paquete (de reformas) muestra que lo único que se está considerando es ganar otra elección (a celebrarse en marzo de 2014)”.

Las reformas anunciadas por el Gobierno de Ankara carecen de “mentalidad y capacidad” para lograr “una solución” al conflicto, reza el comunicado.

Además ha aseverado que el brazo armado del PKK responderá la próxima semana.

Antes de que el mencionado comunicado viera la luz, el partido había rechazado las propuestas del Gobierno turco diciendo que el paquete de reformas “no contemplaba ninguna de sus expectativas”.

Este hecho se ha producido un día después de que el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, anunciara un paquete de medidas destinadas a promover la integración de los kurdos y aumentar los derechos de las minorías, como permitir el uso de otras lenguas y ampliar el límite mínimo de votos para acceder al Parlamento.

De acuerdo con dichas reformas, a las mujeres también se les permitiría el uso del velo en instituciones estatales.

El pasado mes de marzo, el líder del PKK, Abdulá Öcalan, declaró, desde la prisión en la que se encuentra, un alto el fuego histórico después de meses de negociaciones con el Gobierno turco.

A cambio, el PKK exigió enmiendas al Código Penal y a las leyes electorales, así como el derecho a la educación en lengua kurda y un grado de autonomía regional.

Sin embargo, a principios de este mes, el PKK anunció que estaban planeando suspender el alto el fuego, acusando a Ankara de no cumplir las reformas prometidas.

Los miembros del PKK, que dominan el sudeste de Turquía, desde 1984, están luchando con el fin de forjar una patria independiente en su región. Como consecuencia de sus enfrentamientos con las fuerzas de seguridad turcas han perdido la vida unas 45 mil personas.

Publicidad Google

Comments are closed.