800 mil empleados públicos en EE.UU. quedaron sin salarios

Unos 800 mil empleados públicos estadounidenses viven este martes su primera semana sin salarios, según destacó el activista de Justicia Social y de los Derechos de los Inmigrantes en ese país, Mariano Muñoz, quien manifestó que esto es consecuencia del desacuerdo entre congresistas, repúblicanos y demócratas, respecto de la aprobación de un presupuesto que habría permitido financiar al Estado federal.

“Estamos en un estado de emergencia, esto es sólo un ensayo peligroso de lo que se va a ver cuando lleguémos al tope de la deuda (…) la gente va a notar este golpe a la economía (…) hay que parar el juego político entre los partidos”, alertó Muñoz a través de una entrevista exclusiva a teleSUR, tras resaltar que la última vez que el país vivió algo similar fue en 1995.

Comentó que en la disputa existente en el Congreso estadounidense entre políticos, “los mas afectados son los trabajadores” y la población en general, pues además del desempleo millones de ciudadanos no podrán usar los servicios públicos con normalidad; por lo que exigen una reforma al sistema de salud.

“Aca la gente quiere es un seguro médico que funcione, (…) pagamos la mayor cantidad de dinero y tenemos una menor calidad en el servicio”, dijo el activista, quien además indicó que a pesar de que el Gobierno de Barack Obama intentó mostrar al mundo un país económicamente sólido, la situación se le ha escapado de las manos y hoy revela lo que en realidad está viviendo la nación.

La administración estadounidense afronta desde este martes su primer cierre parcial en casi dos décadas, tras la incapacidad de republicanos y demócratas de votar el nuevo presupuesto, lo que ya causó una fuerte caída de la bolsa de valores, razón por la cual Muñoz aseguró que es necesario un cambio en las políticas impuestas por el Gobierno estadounidense.

El Senado, de mayoría demócrata, rechazó, por 54 votos a favor y 46 en contra, la ley aprobada por la Cámara de Representantes, de mayoría republicana, obligando al Gobierno a cerrar gran parte de las agencias federales, especialmente aquellas consideradas “no esenciales”.

De esta manera, el nuevo año fiscal comienza con el cierre de parques nacionales y varios museos, el retraso en el pago de las pensiones y cheques de ayudas para los veteranos, así como en el trámite de solicitudes de visas y pasaportes.

Por su parte, los controladores aéreos, los empleados de los trenes, los militares, quienes reparten el correo y los funcionarios de prisiones continuarán activos en sus puestos. Sin embargo, se quedarán en casa la mitad de los empleados civiles del Pentágono y la inmensa mayoría de quienes trabajan en organismos como el Consejo de Relaciones Laborales o la Agencia de Protección Medioambiental.

El presidente de Estados Unidos (EE.UU.), Barack Obama, alertó el viernes al mundo que si su país llega al límite del endeudamiento, previsto para el próximo 17 de octubre, las consecuencias serán sufridas por todos los países, por lo que urgió a la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, a actuar “responsablemente”.

Publicidad Google

Comments are closed.